biografias

Juan Feliz Pepen

Juan Felix Pepén

Obtuvo el título de Doctor de Filosofía y Letras en la Universidad de Santo Domingo el 28 de octubre de 1951. Tras la creación de la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia por el Papa Juan XXIII, el 1 de abril de 1959 fue designado como Primer Obispo de dicha Diócesis, consagrado el 31 de mayo de 1959, tomando posesión de la misma el 12 de octubre del mismo año.

Nación en Salvaleón – Higüey el 27 de enero de 1920. Sus padres fueron: Pepén de León y Luisa Solimán Suriel. Sus hermanos: Sinforoso (primer senador de la provincia La Altagracia) Luisa, Alba y Dora.

Tras la creación de la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia, por el Papa Juan XXIII, el 1de abril de 1959, fue designado como Primer Obispo de Dicha Diócesis, tomando posesión de la misma el 12 de octubre del mismo año. Una de sus iniciativas fue pedir al Papa Paulo VI, nombrar con el Título de “Basílica Menor” a la Basílica de Higüey, inaugurada durante su obispado el 21 se enero de 1971.

Fue Rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Párroco de San Antonio en Gazcue, Capellán del Asilo Santa Clara y de la Policía Nacional, así como del Colegio Quisqueya.

La época lo retrata como conciliador que buscaba alternativas o intentaba buscarlas desde el púlpito para que los gobernantes hicieran mejores relaciones a favor de los dominicanos.

En los artículos que escribía resaltaba que en República Dominicana la educación había tenido sus altas y sus bajas y que era muy difícil dar una respuesta simplista a la crisis de ese sector. Al mismo tiempo su clamor mas fuerte de que se evitara la ley del mas fuerte y se aplicara lo que él denominó “la ley del amor”. Fue definido como un patriota que en ningún momento abandonó sus compromiso con su fe, a favor de su pueblo.

Murió el 12 de agosto de 2007, sus restos fueron trasladados a la Basílica de Higüey donde reposan en la bóveda de los Obispos. Nuestro Centro se siente honrado de llevar el nombre de este ilustre maestro, apóstol y mensajero de Dios.

Mensaje del Rector

x
DSC_4681

P. José Antonio Stephan

En la Plaza Educativa Don Bosco, desde cada una de las propuestas educativas que la integran, continuamos dando respuestas a las necesidades que experimentan nuestros destinatarios como personas y como entes  en relación; como hijos de Dios y, sobre todo, como hombres y mujeres que van construyendo sus propias vidas y marcando su propio rumbo. Con nuestro accionar procuramos lograr llenar el corazón y la vida de cada uno de nuestros destinatarios de esos valores y criterios  que realmente construyen al ser humano y lo ponen en la trayectoria de la realización plena de su existencia. Para ello seguimos apoyándonos en la experiencia educativa de Don Bosco a través del Sistema Educativo Salesiano, desde donde se ha logrado dar respuestas a las necesidades más profundas de del corazón de la juventud en todos los horizontes de nuestro planeta. Es de esta manera cómo en este año, en el que los Salesianos estamos celebrando los cien años de la presencia salesiana en las Antillas, nos propones continuar fortaleciendo nuestras propuestas educativas y con ello nuestro accionar, a los fines de lograr provocar que nuestros destinatarios logren sacar lo mejor de sí mismos, y de este modo puedan continuar  construyendo un proyecto de vida que le lleve al camino de la total y plena realización de sus vidas. Como gran comunidad educativo pastoral, en esta familia de la PEDB unimos  fuerzas y criterios, creando sinergia en la búsqueda constante del bien de aquellos que el Señor se ha dignado confiarnos su educación y su formación como persona, como cristianos y como entes sociales. Continuamos creando  espacios y oportunidades en los que todos podamos aportar con esta causa desde nuestras posibilidades y desde la función específica que cada uno desempeña en esta comunidad educativa. Resaltando la alegría que produce tanto el dar como el recibir, conjugamos un accionar en el que educando y educadores; padres y amigos;  bienhechores y colaboradores nos comprometemos  y damos pasos firmes hacia la misma meta: el bien de nuestros destinatarios. Las puertas están abiertas para que todos aquellos que quieran unirse y  formar parte de este vasto grupo de personas que, desde estos espacios,  vamos caminando y tratando de dar pasos firmes (inspirados por Don Bosco) en la construcción del Reino de Dios.

Biografias

x
Don Bosco

Juan Melchor Bosco Occhiena "Don Bosco"

Nacimiento

16 de agosto de 1815 I Becchi, Reino de Piamonte-Cerdeña.

Fallecimiento

31 de enero de 1888 (72 años) Turín, Bandera de Italia Reino de Italia

Don Bosco nace el 16 de agosto de 1815 en I Becchi – Castelnuovo, un pueblo no muy lejos de Turín – Italia. Hijo de Francisco Bosco y Margarita Occhiena.

Su padre Francisco murió por causa de una pulmonía cuando Juan tenía la edad de dos años. Después de esta muerte, su madre, Margarita Occhiena se encarga de su crianza y su educación, la cual estuvo marcada por un gran amor, pero también con mucha disciplina. Juan Bosco, desde sus inicios, específicamente desde los 9 años, recibirá un aviso divino que marcará el desarrollo de toda su obra.

En este sueño, llamado como "el sueño de los 9 años", Jesús y la Virgen María le transmiten la esencia de su misión: convertir a aquellos jóvenes lobos –migrantes, maltratados en las fábricas, viviendo en una sociedad materialista (principal característica de la revolución industrial), preocupados solo por el dinero, envueltos en los vicios de las ciudades grandes –en mansos corderitos– jóvenes con amor en sus corazones y capaces de ayudar a los más necesitados, jóvenes críticos y dispuestos a trabajar para salir adelante y liberarse de sus vicios–.

Estos y otros sueños que se vinieron sucediendo, aunque no fueron comprendidos en un principio, se hacen realidad en cada una de las obras que Juan Bosco emprende en favor de tantos jóvenes como son los oratorios, la apertura de los talleres y su preocupación constante por su educación teórica y espiritual. La "Sociedad de la alegría" es la primera expresión de esta preocupación educativa, sobre todo en valores.

El 29 de marzo de 1841 recibe el Sacramento del Diaconado y el 5 de junio de ese mismo año es ordenado sacerdote. Su trabajo empieza en Turín y luego se trasladará a todo el mundo, con la ayuda de sus hermanos de Congregación, Sociedad que será fundada en 1854 y que en sus inicios se llamaría Sociedad de San Francisco de Sales. San Juan Bosco dedica su vida a los jóvenes, escribe muchos libros, impulsa la creación de talleres, escuelas, oratorios y plantea un nuevo sistema educativo: el Sistema Preventivo.

Este sistema resume la filosofía educativa de Juan Bosco en tres palabras: Razón, Religión y Amor. Para él es imposible educar a un joven por medio de la razón, si no se lo ama, se entiende sus problemas y se lo apoya a resolverlos, con la ayuda y la iluminación de Dios. En 1872, funda, conjuntamente con María Mazzarello, la Comunidad de las Hijas de María Auxiliadora. Congregación que desempeñará un trabajo similar al de San Juan Bosco, pero con mujeres.

Para 1875, es decir tres años más tarde, envía el primer grupo de misioneros a la A rgentina y los años siguiente, los misioneros seguirán siendo enviados a varias partes del mundo, para t r a b a j a r p o r sus destinatarios preferenciales: los pobres y los jóvenes y para cre a r una sociedad más libre, más equitativa y más cristiana. Don Bosco muere el 31 de enero de 1888.

Empleo

x

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua

Contacto

x